Inteligencia emocional en el trabajo

Inteligencia emocional en el trabajo

Artículo creado por Rebeca Sofía Cáceres, licenciada en psicología. encargada de RRHH y psicoterapeuta del Centro Psicopedagógico Fundasil, trabajando con niñas, niños y adolescentes en casos psicoeducativos y clínicos, así como también en procesos terapéuticos en la niñez. 

 

Estos días en cuarentena no han sido probablemente la experiencia más agradable. El aislamiento obligatorio ha llevado a romper con la rutina, reajustar  actividades de trabajo, dentro de casa, con la familia y amistades, sumándole la cuota de emociones que naturalmente surgen al enfrentarnos a situaciones para las cuales nadie estaba preparado.

 

No todas las personas están viviendo este momento de la misma forma, ni expresando sus emociones igual. Por lo que convivir 24 horas en un mismo espacio, podría ser cansado o para las personas que ya regresaron a su trabajo de manera física podría significar cambios en las relaciones con los equipos de trabajo, tener impacto en las relaciones laborales. Es importante que se normalice y entienda los diferentes estados emocionales que se pueden encontrar a lo largo de estos días, y cómo influyen en las relaciones con los demás.

 

¿Cuáles considera que son principios claves de la inteligencia emocional en el trabajo?

 

En el trabajo, en medio del estrés, diferencias de opinión, resultados que entregar, sumándole la carga emocional que hay por el momento que se está viviendo a nivel nacional será importante desarrollar empatía, escucha activa, comunicación y tener la capacidad de resolver conflictos. De manera práctica y general, para lograr el desarrollo de la inteligencia emocional se toma en cuenta:

 

  • Ser empático: significará comprender a las demás personas, sus pensamientos y acciones poniéndose en “el lugar del otro” para entender mejor sus necesidades; haciendo una conexión sincera con su sentir como si fuera propio, a pesar que no sea lo que cada persona pensaría o sentiría si enfrentara una situación similar. Se propiciará a consolar, ayudar, responder a la necesidad del otro. Esta capacidad predispone no solo a sentir el sufrimiento sino a compartir la dicha y a participar de la alegría de otra persona. Esto permite que las relaciones humanas sean estables y armónicas.

 

  • Escuchar activamente: escuchar activamente será vital para lograr ser empáticos, para esto se debe escuchar el discurso y las emociones de los demás, no importa que no se esté de acuerdo en un tema con la otra persona, sino que significará escuchar con atención lo que el otro dice con su comunicación verbal y no verbal, con la mirada, tono de voz, postura, etc. Implica prestar atención plena, estar conscientes, estar abiertos entender sus sentimientos y necesidades. Por el “corre-corre”, en medio del estrés, no nos detenemos para escuchar la necesidad de los que nos rodean. Se necesita escuchar sin juzgar, sin dar comentarios, solo estar concentrado en estar para el otro y así conectar emocionalmente.

 

  • Asertividad: se traduce en la capacidad de decir no, en pedir ayuda, favores o hacer una petición, de expresar los sentimientos, así como poder iniciar, continuar y terminar conversaciones, lograr resoluciones de conflictos; en comunicar el sentir de maneras correctas. Comunicarse asertivamente, significará entonces: expresar o transmitir lo que se quiere, piensa, siente o necesita, sin incomodar, agredir o herir los sentimientos de la otra persona que me escucha. ¡Qué tan importante es ser asertivo en las relaciones personales! En la familia, con las amistades, colegas o cualquier relación que siempre se debe tomar en cuenta la forma de expresar lo que se cree o siente para resolver conflictos con eficacia, no haciéndolo basándose en la emoción, sino siendo consciente de la forma en que se expresa, manteniendo respeto.

 

¿Por qué es importante la inteligencia emocional en las empresas?

 

La inteligencia emocional es de beneficio en todas las relaciones humanas, desde la familia, amigos, compañeros/as de trabajo, etc. Permite tener relaciones sanas, estables, de comprensión, armonía y sobre todo respeto. A su vez la inteligencia emocional motiva, da la capacidad de estar preparados para frustraciones laborales, tener el control de las emociones, así como la forma de comunicación. Estas son algunas de las maneras en facilitar la convivencia con otras personas a nivel laboral.

 

Sumando permite que entendamos las necesidades de las personas con las que trabajamos, dar sustento emocional cuando sea necesario, escuchar para resolver dificultades, dar opiniones, ser asertivos en la comunicación. Creando relaciones de respeto con los demás. Esto fortalece vínculos con quienes se trabaja, creando equipos de trabajo sólidos, eficaces en el logro de metas y en momentos de crisis o dificultades, un equipo sólido permite mantener la calma, orden, apoyo mutuo entre todos. Trabajar en un ambiente de confianza será vital en el buen ambiente laboral.

 

¿Cómo puedo desarrollar la inteligencia emocional en el trabajo?

 

La importancia de la inteligencia emocional no puede limitarse a un solo espacio o una única relación social. Trabajando desde casa, en la oficina, estando con el equipo de trabajo o tener que estar trabajando junto a la familia puede ser una actividad que en los últimos días sea agotadora o un desafío dadas las condiciones que se viven con la pandemia. Para esto es importante:

 

  • Buscar el diálogo: En cualquier relación humana hay momentos que no se está de acuerdo con el otro, generar espacios de diálogo permite que haya confianza, libertad de expresión así llegando a soluciones en conjunto. Resolviendo diferencias o dificultades. Si es necesario establecer límites.
  • Identificar las propias emociones: Identificar y conectar con las propias emociones permiten expresar el sentir de maneras respetuosas, adecuadas sin dañar a nadie.
  • Empatía: Ponerse en el lugar del otro siempre será fundamental, escuchar cómo se siente el otro, reconocer y comprender las emociones de la otra persona. Su incidencia en el área laboral será importante para crear ambientes de colaboración y de equipo.
  • Desarrolla escucha activa: No basta tener oportunidades de diálogo, sino escuchar el discurso la necesidad de las demás. Así buscar soluciones. Nunca suponer las emociones, intenciones o pensamientos de otras personas. Es importante escuchar.

 

Inteligencia emocional significará tener la capacidad para reconocer los sentimientos propios y de los demás, adecuar a la expresión de las propias emociones, al otro y al contexto, motivarse a sí mismo; por lo que la inteligencia emocional es un pilar en las relaciones humanas.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.