¿Cómo cuidar la salud mental trabajando desde casa?

¿Cómo cuidar la salud mental trabajando desde casa?

Artículo realizado por Ana Gabriela Torres, licenciada en psicología, consultora privada y terapeuta especializada en el área educativa y clínica para la Fundación de la Fraternidad Misionera de Onuva y Fundasil. A su vez, es catedrática de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas.

 

La transición o readaptación del trabajo de oficina al de casa puede llegar a generar un gran cambio en nuestra salud mental y física, pues implica la disposición de aprender, crecer y evolucionar para aplicar el home office y al mismo tiempo organizar las labores del hogar.

 

Al trabajar desde casa puede que se tiendan a alargar las jornadas de trabajo, lo que puede generar un agotamiento y estrés mucho mayor que el que se tenía cuando se laboraba de forma presencial.

 

Entonces ¿qué podemos hacer para establecer hábitos de trabajo saludables y cuidar nuestra salud mental al hacer teletrabajo?

 

8 Tips para trabajar desde casa

 

1. Crea una rutina

 

Establecer horarios puede ayudar a organizar de mejor manera el trabajo de oficina y aquel que se tenga que realizar en casa. También establecer horarios de descanso y recreación.

 

Organizar nuestra agenda y los horarios dando prioridad a las labores y actividades diarias, iniciando en la mañana haciendo una lista de cosas por hacer y numerar de 1 a 10 los pendientes más importantes que se tienen que hacer entre el trabajo y la casa, esto nos permitirá distribuir la energía de la mejor manera.

 

2. Establece una zona de trabajo

 

Establecer un área cómoda, bien iluminada y designarla para el trabajo. Evitar trabajar desde el sofá o la cama, ya que cuando sea momento de relajarse o descansar, nuestro cerebro puede tener dificultades para cerrar sus pensamientos laborales.

 

3. Pide el apoyo de quienes te rodean

 

Es importante hablar con la familia y ser honestos y hablar con claridad, sobre todo si se tienen niños pequeños para hacerles entender que esta situación requiere de un trabajo en equipo.

 

Es clave establecer reglas familiares, ya que al hacer teletrabajo y que, muy probablemente varios miembros de la familia estén trabajando bajo esta modalidad, será fundamental establecer ciertas reglas. Por ejemplo, que cada uno tenga su propio espacio de trabajo o estudio y que, al estar en la computadora, tableta o celular, todos los miembros de la familia utilicen audífonos.

 

4. Sé flexible

 

Si bien es cierto, es importante tener un plan estructurado y horarios definidos para el trabajo, los estudios de los niños, las tareas del hogar, la convivencia familiar y descanso. También hay que tomar en cuenta que, a pesar de tener un plan, hay que tener la mente abierta, ser flexibles y saber que en ocasiones no vamos a poder cumplir al pie de la letra las actividades del día y que es muy válido y puede pasar en más de una ocasión.

 

En momentos de mucho estrés es importante que el plan esté acompañado de flexibilidad, una buena actitud y pensamientos positivos.

 

5. Cuida tu alimentación

 

Se puede sacar provecho que al estar en casa podemos preparar nuestros propios alimentos y así llevar una dieta más equilibrada y saludable que proporcione a nuestro cuerpo todas aquellas vitaminas y componentes que nos brindan energía, favorecen la concentración y mejoran el estado de ánimo; de igual forma estaremos evitando el consumo de cereales azucarados, galletas, sopas instantáneas, dulces, chocolates, comida enlatada, etc., que no nos proporcionan beneficios a la salud.

 

6. Establece momentos de pausa

 

Programar pausas laborales y momentos de movimiento es importante, así estemos en casa sigue siendo igual de importante tener espacios para descansar la mente y mover el cuerpo.

 

Programar una pausa activa para conversar unos minutos con la pareja, hijos o familia en general, tomar una taza de café o té, incluso realizar 15 minutos de ejercicios de estiramiento puede ser beneficioso para nuestra salud.

 

7. Respira profundo varias veces al día

 

Puede que respirar sea lo más cotidiano y constante que hagamos, pero la experiencia es muy diferente cuando se pasa de respirar en piloto automático a respirar conscientemente.

 

Cada hora regálate un momento para respirar profundamente 10 veces llevando todo el aire al abdomen, retenerlo por 8 segundos y expulsarlo por la boca, de esta manera el ritmo de nuestra respiración disminuye y nos ayuda a calmarnos.

 

Respirar y recordar que nada en la vida es permanente y que se puede sacar lo mejor de los nuevos cambios y situaciones. ¡Esto también pasará!

 

8. Expresa tus emociones

 

Es importante recordar que las emociones son válidas, el temor y la ansiedad pueden estar presentes, pero no se debe actuar desde ese lugar. Podemos recurrir a la persona de nuestra confianza, un amigo o amiga, pareja, familiar, etc., y expresar libremente lo que sentimos, ya sea que sean emociones agradables como aquellas que nos pueden agobiar. En algunos casos, es importante buscar ayuda de un profesional de la salud mental.

 

Establecer un plan de acción, basado en cómo nos sentimos y cómo nos quisiéramos sentir y así gestionar de mejor manera nuestro tiempo y poder tener un equilibrio entre la familia y el trabajo, así como realizar actividades de autocuidado como leer un libro, ver una película o serie, regar las plantas, escuchar música o incluso dormir una siesta, pueden hacer la diferencia y combatir el estrés y agotamiento laboral.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.