Becarias y  becarios de Fundasil reciben Taller de Construcción Social de Género y Masculinidades

Becarias y becarios de Fundasil reciben Taller de Construcción Social de Género y Masculinidades

El sábado 13 de julio, las y los jóvenes becarias y becarios de la Colonia San Ramón del municipio de Mejicanos, Cuscatancingo y Nejapa, del departamento de San Salvador, desarrollaron el Taller de Construcción Social de Género y Masculinidades facilitado por Manuel Tobar y Javier Díaz del Colectivo Hombres por la Equidad en el Centro Psicopedagógico Fundasil. Al taller asistieron 23 jóvenes de entre 15 y 19 años de edad, quienes participaron en diferentes actividades basadas en experiencias vivenciales desde el tejido social, familiar y comunitario.

 

Durante el desarrollo de la jornada, los facilitadores brindaron un mensaje de deconstrucción social a las y los jóvenes asistentes, dejando de lado los estereotipos de género que rigen las acciones femeninas y masculinas, que hasta la fecha se encuentran presentes en nuestra sociedad. Para  Javier Díaz, uno de los facilitadores, la importancia de que se brinden este tipo de talleres radica en “romper los diferentes estigmas que se tienen, el ejemplo claro ahora que estamos dando este taller, hay una integración de chicas y chicos, se está dando ese rompimiento de estas barreras”. Asimismo, agregó que su objetivo es “enseñarles qué hay más allá de eso, que no solo es que la niña va a hacer eso y el niño hace eso, sino que ambos pueden hacer las mismas acciones, ambos pueden superarse de la misma manera y ambos tienen los mismos derechos y deberes”.

 

Entre las actividades realizadas, las y los jóvenes identificaron y expusieron las características físicas y morales que la sociedad les exige según su género, donde a la vez analizaron el por qué de dichas exigencias y reflexionaron al respecto. Darlin Medrano, una de las participantes, manifestó lo siguiente “el taller me ha parecido muy interesante porque aprendí a ver las diferencias que hay entre los roles que debe tener una mujer y un hombre que la sociedad le impone”. Además, mencionó que “está muy bien que hagan este tipo de espacios porque hace consciencia a las demás personas para que aprendan que no todo debe ser como la sociedad quiere”.

 

Del mismo modo, otro de los participantes, Juan José Pérez, becario de Fundasil y Las Mélidas para participar en el proceso completo de formación en el Diplomado de Construcción Social de Género y Masculinidades, expuso lo aprendido durante las diferentes jornadas a las que ha asistido y a su vez, invitó a las y los jóvenes que no han tenido la oportunidad de participar en este tipo de actividades a que se tomen el tiempo para informarse del tema, que busquen páginas de apoyo y con eso se abran diferentes espacios de aprendizaje para construir juntos una mejor sociedad. “He aprendido que todo lo que estaba haciendo estaba incorrecto, que era muy discriminativo, pero que lo puedo cambiar, ya que no solo el hombre tiene que trabajar, sino que la mujer también, es equitativo. Me he visto muy machista, pero como inicié el proceso completo, he estado tratando la manera de cambiar y me ha ayudado bastante. Estos espacios son excelentes porque le permiten a uno ver lo que está bien y lo que está mal y que lo que exige la sociedad es incorrecto” agregó Juan Pérez.

 

Finalmente, cabe destacar que el facilitador del taller, Manuel Tobar, envió el siguiente mensaje a nuestras y nuestros lectores de la página de Fundasil  “Quisiera decirle a todos los muchachos que el ser hombre no es seguir los patrones culturalmente establecidos, que cada hombre es diferente, que cada hombre puede optar por una masculinidad más afectiva, más responsable, más consciente, una masculinidad que esté conectada con el respeto, con el ver a la otra persona como ser humano. Y a las chicas también decirles que el tema de género y masculinidad es importante porque al final deconstruye la visión tradicional de que las niñas son sensibles, delicadas y sumisas, sino que las chicas son sujetas de derecho, pueden y deben hablar por sí mismas y deben de romper ese esquema de estar detrás o debajo de los hombres”.

 

El taller tuvo una duración de seis horas, las y los adolescentes se mantuvieron activos en toda la jornada, aportando y creando consciencia sobre sus acciones y el ambiente social que les rodea. La segunda sesión del taller se desarrollará en el mes de agosto, con el fin de brindar la información completa y necesaria para transformar a nuestra juventud.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.