Experiencia exitosa de formación a comunidad Caña Brava

Experiencia exitosa de formación a comunidad Caña Brava

FUNDASIL y la Escuela Nacional de Agricultura “Roberto Quiñonez” (ENA) sumaron esfuerzos para realizar una serie de capacitaciones en la comunidad Caña Brava, en el municipio de Sensuntepeque, del departamento de Cabañas. Dicha comunidad cuenta con condiciones de pobreza moderada, está organizada como ADESCO y sus principales actividades económicas son la agricultura, la ganadería y el Comercio por lo que las capacitaciones profesionales se orientaron a dichas áreas-

Primeramente, se inició con la jornada de capacitación donde se brindaron los conocimientos teóricos y prácticos de  injertación de árboles frutales y cítricos, los cuales fueron proporcionados por FUNDASIL junto a la Escuela Nacional de Agricultura, quien brindó las yemas de injertación necesarias para el proceso de aprendizaje. Además, se contemplaron los tipos de herramientas a utilizar, forma de uso, cualidades de la navaja y la forma en la que ésta debe ser afilada para realizar un buen injerto.

Asimismo, en la siguiente sesión se instruyó teórica y prácticamente a la comunidad en la importancia y elaboración de los huertos caseros, en recomendaciones de siembra según la clase de suelo, tipos de hortalizas existentes y los niveles nutritivos de las mismas. En esta ocasión, las y los participantes expresaron su alegría de iniciar a trabajar correctamente los terrenos disponibles de la comunidad, por medio de la siembra de hortalizas y plantas aromáticas, teniéndolas siempre a la mano y con ello evitando el desplazamiento hasta Sensuntepeque para su obtención.

Finalmente, se brindaron tres capacitaciones más donde se abordaron los temas de producción de abonos sólidos, producción de abonos líquidos y la elaboración de canastas para colocar las plantas sembradas por los habitantes de la comunidad. Las herramientas, material y equipo requerido para el desarrollo de las capacitaciones fueron proporcionados por la ENA y FUNDASIL; además, se contó con el apoyo de insumos brindados por la comunidad.

Cabe destacar que en todos los procesos de capacitación se incorporó un grupo de técnicos en agronomía de Nicaragua, quienes apoyaron de forma personalizada a los asistentes, lo que generó un mayor interés y aprendizaje a los mismos. Fueron más de 50 personas las beneficiadas con las capacitaciones, herramientas, plantas y árboles trabajados por ellas mismas, entre ellas niñas, niños, jóvenes y adultos, destacándose la participación de las mujeres quienes obtuvieron un número mayor de asistencia.

Gracias al trabajo en equipo de la Escuela Nacional de Agricultura (ENA) y Fundación Silencio (FUNDASIL) las capacitaciones se brindaron en su totalidad desde mayo hasta el mes de octubre del 2017. Sobre todo, es importante resaltar que ahora, la comunidad Caña Brava ya cuenta con los conocimientos necesarios para  el manejo y uso de los recursos existentes en su entorno, con los cuales empezarán a realizar cambios significativos en el mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.